Opciones de almacenamiento

Compute Engine ofrece varios tipos de opciones de almacenamiento para tus instancias. Cada una de las opciones de almacenamiento siguientes tiene características únicas de precio y rendimiento:

Si no estás seguro de qué opción usar, la solución más común es agregar un disco persistente a tu instancia.

Introducción

Por configuración predeterminada, cada instancia de Compute Engine tiene un solo disco de arranque persistente que contiene el sistema operativo. Cuando tus apps requieren espacio de almacenamiento adicional, puedes agregar una o más opciones de almacenamiento adicionales a tu instancia. Consulta Precios de discos para comparar los costos.

Discos
persistentes zonales estándar
Discos
persistentes regionales
Discos
persistentes SSD zonales
Discos
persistentes SSD regionales
SSD
locales
Depósitos de Cloud Storage
Tipo de almacenamiento Almacenamiento en bloque eficiente y confiable Almacenamiento en bloque eficiente y confiable con replicación síncrona en dos zonas en una región Almacenamiento en bloque rápido y confiable Almacenamiento en bloque rápido y confiable con replicación síncrona en dos zonas de una región Almacenamiento en bloque local de alto rendimiento Almacenamiento de objetos accesibles
Capacidad máxima por disco 64 TB 64 TB 64 TB 64 TB 3 TB No corresponde
Capacidad máxima por instancia 257 TB* 257 TB* 257 TB* 257 TB* 3 TB Casi infinito
Alcance del acceso Zona Zona Zona Zona Instancia Global
Redundancia de datos Zonal Multizonal Zonal Multizonal Ninguno Regional o multirregional
Encriptación en reposo
Claves de encriptación personalizadas No
Asistencia de tipo de máquina Todos los tipos de máquinas Todos los tipos de máquinas La mayoría de los tipos de máquinas La mayoría de los tipos de máquinas La mayoría de los tipos de máquinas Todos los tipos de máquinas
Agrega un disco persistente estándar Agrega un disco persistente estándar regional Agrega un disco persistente SSD Agrega un disco persistente SSD regional Agrega un SSD local Conecta un depósito

* Si planeas crear un volumen lógico mayor a 64 TB, consulta mayor rendimiento del volumen lógico.

Además de las opciones de almacenamiento que proporciona GCP, puedes implementar soluciones de almacenamiento alternativas en tus instancias.

Los recursos de almacenamiento en bloque tienen diferentes características de rendimiento. Ten en cuenta el tamaño de almacenamiento y los requisitos de rendimiento a fin de ayudarte a seleccionar el tipo de almacenamiento en bloque correcto para tus instancias.

Discos persistentes
zonales estándar
Discos
persistentes regionales
Discos persistentes SSD
zonales
Discos
persistentes SSD regionales
SSD local (SCSI) SSD local (NVMe)
IOPS máximas sostenidas
IOPS de lectura por GB 0.75 0.75 30 30 266.7 453.3
IOPS de escritura por GB 1.5 1.5 30 30 186.7 240
IOPS de lectura por instancia 3,000 3,000 15,000–100,0001 15,000–100,0001 400,000 680,000
IOPS de escritura por instancia 15,000 15,000 15,000–30,0001 15,000–30,0001 280,000 360,000
Capacidad de procesamiento máxima sostenida (MB/s)
Capacidad de procesamiento de lectura por GB 0.12 0.12 0.48 0.48 1.04 1.77
Capacidad de procesamiento de escritura por GB 0.12 0.12 0.48 0.48 0.73 0.94
Capacidad de procesamiento de lectura por instancia 240 240 240–1,2001 240–1,2001 1,560 2,650
Capacidad de procesamiento de escritura por instancia 76–2402 38–2002 76–4001 38–2001 1,090 1,400

1 Los discos persistentes SSD pueden lograr un mayor IOPS y rendimiento de la capacidad de procesamiento en instancias con un mayor número de CPU virtuales. Lee acerca de los límites de rendimiento del disco persistente SSD para obtener más información.

2El SSD y los discos persistentes estándar pueden lograr un mayor rendimiento de la capacidad de procesamiento en instancias con un mayor número de CPU virtuales. Consulta la página acerca de los límites de salida de red en la capacidad de procesamiento de escritura para obtener más detalles.

Discos persistentes zonales (estándar y SSD)

Los discos persistentes son dispositivos de almacenamiento de red duraderos a los que tus instancias pueden acceder al igual que discos físicos de una computadora de escritorio o un servidor. Los datos de cada disco persistente se distribuyen en varios discos físicos. Compute Engine administra los discos físicos y la distribución de datos para garantizar la redundancia y optimizar el rendimiento. Los discos persistentes estándar están respaldados por las unidades de disco duro estándar (HDD). Las unidades de estado sólido (SSD) respaldan los discos persistentes SSD.

Los discos persistentes se ubican de forma independiente de las instancias de tu máquina virtual (VM), por lo que puedes separar o trasladar los discos persistentes para mantener tus datos, incluso después de borrar tus instancias. El rendimiento del disco persistente se escala de forma automática con el tamaño, por lo que puedes cambiar el tamaño de tus discos persistentes existentes o agregar más discos persistentes a una instancia para cumplir con tus requisitos de rendimiento y espacio de almacenamiento.

Agrega un disco persistente a tu instancia cuando necesites un almacenamiento confiable y asequible con características de rendimiento coherente.

Agrega un disco persistente a tu instancia

Facilidad de uso

Compute Engine controla la mayoría de las tareas de administración de disco para que no tengas que ocuparte de la partición, de los conjuntos de discos redundantes o la administración de subvolúmenes. En general, no necesitas crear volúmenes lógicos más grandes, pero puedes extender la capacidad del disco persistente adjunto secundario a 257 GB por instancia y aplicar estas prácticas a tus discos persistentes si lo deseas. Puedes ahorrar tiempo y obtener el mejor rendimiento si formateas tus discos persistentes con un solo sistema de archivos y sin tablas particionadas.

Si necesitas separar tus datos en varios volúmenes únicos, crea discos adicionales, en lugar de dividir tus discos existentes en varias particiones.

Cuando necesites espacio adicional en tus discos persistentes, cambia el tamaño de tus discos y cambia el tamaño de tu sistema de archivos único, en lugar de volver a particionar y formatear.

Rendimiento

El rendimiento del disco persistente es predecible y se escala de forma lineal con capacidad aprovisionada hasta que se alcanzan los límites para las CPU virtuales aprovisionadas de una instancia. Consulta Rendimiento de almacenamiento en bloque para obtener más información sobre los límites y la optimización del escalamiento del rendimiento.

Los discos persistentes estándar son eficientes y asequibles para controlar operaciones de lectura y escritura secuenciales, pero no están optimizados a fin de controlar tasas altas de operaciones de entrada y salida aleatorias por segundo (IOPS). Si tus aplicaciones requieren tasas altas de IOPS aleatorias, debes usar discos persistentes SSD. Los discos persistentes SSD están diseñados para latencias de milisegundos de un solo dígito. La latencia que se observa es específica de la aplicación.

Compute Engine optimiza el rendimiento y el ajuste de escala en discos persistentes de forma automática. No necesitas seleccionar varios discos ni discos precalentados para obtener el mejor rendimiento. Cuando necesite más espacio en el disco o un mejor rendimiento, cambia el tamaño de tus discos y, en lo posible, agrega más CPU virtuales para agregar más espacio de almacenamiento, IOPS y capacidad de procesamiento. El rendimiento del disco persistente se basa en la capacidad total del disco persistente adjunta a una instancia y en la cantidad de CPU virtuales que tiene la instancia.

Para los dispositivos de arranque, puedes reducir los costos con el uso de un disco persistente estándar. Los discos persistentes pequeños de 10 GB pueden funcionar en casos prácticos básicos de administración de paquetes y arranque. Sin embargo, a fin de garantizar un rendimiento coherente para un uso más general del dispositivo de arranque, debes usar un disco persistente SSD como disco de arranque o un disco persistente estándar que tenga un tamaño de, al menos, 200 GB.

Cada operación de escritura de disco persistente contribuye al tráfico de salida de red acumulativo para tu instancia. Esto significa que las operaciones de escritura del disco persistente están limitadas por el límite de salida de red para tu instancia.

Confiabilidad

Los discos persistentes tienen redundancia incorporada a fin de proteger tus datos contra fallas del equipo, así como para garantizar la disponibilidad de los datos a través de eventos de mantenimiento del centro de datos. Las sumas de verificación se calculan para todas las operaciones del disco persistente a fin de que podamos asegurarnos de que lo que leas sea lo que escribiste.

Además, puedes crear instantáneas de discos persistentes para obtener protección contra la pérdida de datos debido a un error del usuario. Las instantáneas son incrementales y crearlas solo te llevará unos minutos, incluso si tus discos de instantáneas se encuentran adjuntos a instancias en ejecución.

Encriptación del disco persistente

Compute Engine encripta de forma automática tus datos antes de que se trasladen por fuera de tu instancia al espacio de almacenamiento del disco persistente. Cada disco persistente permanece encriptado con claves definidas por el sistema o con claves suministradas por el cliente. Google distribuye datos de discos persistentes en varios discos físicos de cierta manera que los usuarios no pueden controlar.

Cuando borras un disco persistente, Google descarta las claves de encriptación, lo que hace que los datos sean irrecuperables. Este proceso es irreversible.

Si quieres controlar las claves de encriptación que se usan para encriptar tus datos, debes crear tus discos con tus propias claves de encriptación.

Límites

  • No puedes adjuntar un disco persistente a una instancia en otro proyecto.

  • Las instancias con tipos de máquina de núcleo compartido están limitadas a un máximo de 16 discos persistentes.

  • Para los tipos personalizados de máquinas o tipos de máquinas predefinidos que tienen un mínimo de 1 CPU virtual, puedes conectar hasta 128 discos persistentes.

  • Cada disco persistente puede tener un tamaño de hasta 64 TB, por lo que no es necesario usar otros conjuntos de discos para crear grandes volúmenes lógicos. Cada instancia puede adjuntar solo una cantidad limitada de espacio de disco persistente total y un número limitado de discos persistentes individuales. Los tipos predefinidos de máquinas y tipos personalizados de máquinas tienen los mismos límites que el disco persistente.

  • La mayoría de las instancias pueden tener hasta 128 discos persistentes y hasta 257 TB de espacio de disco persistente total adjunto. El espacio total del disco persistente para una instancia incluye el tamaño del disco de arranque.

  • Los tipos de máquinas de núcleo compartido tienen un límite de 16 discos persistentes y 3 TB de espacio total en el disco persistente.

Crear volúmenes lógicos de más de 64 TB puede requerir una consideración especial. Para obtener más información, consulta mayor rendimiento del volumen lógico.

Discos persistentes regionales (estándar y SSD)

Los discos persistentes regionales tienen cualidades de almacenamiento similares a los discos persistentes zonales (estándar y SSD). Sin embargo, los discos persistentes regionales proporcionan almacenamiento duradero y replicación de datos entre dos zonas en la misma región. Si diseñas sistemas robustos en Compute Engine, debes considerar usar discos persistentes regionales a fin de mantener una alta disponibilidad de recursos en varias zonas. Los discos persistentes regionales proporcionan replicación síncrona para cargas de trabajo que podrían no tener replicación a nivel de aplicación.

Los discos persistentes regionales están diseñados para cargas de trabajo que requieren redundancia en varias zonas con capacidades de conmutación por error. Los discos persistentes regionales también están diseñados para funcionar con grupos de instancias administrados regionales. Los discos persistentes regionales son una opción para las bases de datos de alto rendimiento y las apps empresariales que también requieren alta disponibilidad.

En el caso improbable de una interrupción zonal, puedes conmutar por error la carga de trabajo que se ejecuta en discos persistentes regionales a otra zona con el comando force-attach. El comando force-attach te permite conectar el disco persistente regional a una instancia de VM en espera, incluso si el disco no se puede desconectar de la VM original debido a que no está disponible.

Si ambas réplicas están disponibles, se confirma una operación de escritura en una VM cuando persiste de manera duradera en ambas réplicas. Si una de las réplicas no está disponible, se confirmará una operación de escritura después de que persista en la réplica en buen estado. Cuando se realiza una copia de seguridad de la réplica en mal estado (detectada por Compute Engine), esta se sincroniza con transparencia con la réplica en buen estado y se reanuda el modo síncrono completo de la operación. Esta operación es transparente para una VM.

En el caso poco común de que ambas réplicas no estén disponibles al mismo tiempo o que la réplica en buen estado deje de estar disponible mientras se sincroniza la otra, el disco correspondiente deja de estar disponible.

Agrega un disco persistente regional a tu instancia

Rendimiento

Los discos persistentes regionales están diseñados para cargas de trabajo que requieren un objetivo de punto de recuperación (RPO) y un objetivo de tiempo de recuperación (RTO) menores en comparación con las instantáneas de disco persistentes.

Los discos persistentes regionales son una opción cuando el rendimiento de escritura es menos crítico que la redundancia de datos en varias zonas.

Al igual que los discos persistentes estándar, los discos persistentes regionales pueden lograr un mayor rendimiento de IOPS y de capacidad de procesamiento en instancias con una mayor cantidad de CPU virtuales. Para obtener más información sobre esta y otras limitaciones, consulta los límites de rendimiento del disco persistente SSD.

Cuando necesites más espacio en el disco o mayor rendimiento, puedes cambiar el tamaño de los discos regionales para agregar más espacio de almacenamiento, IOPS y capacidad de procesamiento.

Confiabilidad

Compute Engine replica los datos de tu disco persistente regional en las zonas que seleccionaste cuando creaste tus discos. Los datos de cada réplica se distribuyen en varias máquinas físicas dentro de la zona para garantizar la redundancia.

Puedes crear instantáneas de discos persistentes similares a los discos persistentes regulares para proteger contra la pérdida de datos debido a un error del usuario. Las instantáneas son incrementales y crearlas solo te llevará unos minutos, incluso si tus discos de instantáneas se encuentran adjuntos a instancias en ejecución.

Límites

SSD locales

Los SSD locales están conectados de manera física al servidor que aloja tu instancia de VM. Los SSD locales tienen mayor capacidad de procesamiento y menor latencia que los discos persistentes estándar o los discos persistentes SSD. Los datos que almacenas en un SSD local persisten solo hasta que se detiene o se borra la instancia. Cada SSD local tiene un tamaño de 375 GB, pero puedes conectar hasta ocho dispositivos SSD locales para obtener 3 TB de espacio total de almacenamiento SSD local por instancia.

Crea una instancia con SSD locales cuando necesites un disco para instalación nueva o almacenamiento en caché rápido y no quieras usar una memoria de instancia. También puedes usar SSD locales cuando tu carga de trabajo se replique en varias instancias.

Crea una instancia con SSD locales

Rendimiento

Los SSD locales están diseñados para ofrecer IOPS muy altos y baja latencia. A diferencia de los discos persistentes, debes administrar el trazado de bandas en los SSD locales. Combina varios dispositivos SSD locales en un solo volumen lógico para lograr el mejor rendimiento de SSD local por instancia o formatea los dispositivos SSD locales de forma individual.

El rendimiento del SSD local depende en gran medida de la interfaz que selecciones. Los SSD locales están disponibles a través de las interfaces SCSI y NVMe. Si decides usar NVMe, debes usar una imagen especial habilitada para NVMe a fin de lograr el mejor rendimiento. Para obtener más información, consulta la sección selecciona las interfaces NVMe o SCSI.

Para obtener más información, consulta la sección optimiza el rendimiento de SSD locales.

Encriptación de SSD locales

Compute Engine encripta de forma automática tus datos cuando se escriben en el espacio de almacenamiento SSD local. No puedes usar claves de encriptación proporcionadas por el cliente con SSD locales.

Persistencia de datos en SSD locales

Los datos que almacenas en un SSD local persisten solo hasta que se detiene o se borra la instancia.

Los datos en tus SSD locales persisten a través de eventos de migración en vivo. Si Compute Engine migra una instancia con un SSD local, Compute Engine copia los datos de tu SSD local a la instancia nueva con solo un breve período de disminución en el rendimiento.

Limitaciones generales

  • Puedes crear instancias con hasta ocho particiones SSD locales de 375 GB para tener 3 TB de espacio SSD local en cada instancia.

  • El rendimiento de los SSD locales se escala verticalmente hasta alcanzar un espacio total de almacenamiento SSD local de 1.5 TB. A partir de 1.5 TB, la capacidad de procesamiento y el IOPS no aumentan.

  • Las instancias con tipos de máquina de núcleo compartido no pueden adjuntar ningún dispositivo SSD local.

SSD locales y tipos de máquinas

Puedes adjuntar SSD locales a la mayoría de los tipos de máquinas disponibles en Compute Engine, a menos que se indique lo contrario. Sin embargo, existen restricciones sobre la cantidad de SSD locales que puedes conectar según cada tipo de máquina. Por ejemplo, si usas un tipo de máquina N2 con 2 CPU virtuales, puedes conectar 1, 2, 4 y, también 8 dispositivos SSD locales a esa VM, como se muestra en la tabla siguiente, pero no puedes conectar 3, 5, 6 ni 7 dispositivos.

Tipos de máquinas N1 Cantidad de dispositivos SSD locales permitidos por instancia de VM
Todos los tipos de máquinas N1 de 1 a 8
Tipos de máquinas N2
Tipos de máquina con 2 a 10 CPU virtuales, inclusive 1, 2, 4, o, también 8
Tipos de máquinas con 12 a 20 CPU virtuales, inclusive 2, 4, o, también 8
Tipos de máquina con 22 a 40 CPU virtuales, inclusive 4 o, también 8
Tipos de máquina con 42 a 80 CPU virtuales, inclusive 8
Tipos de máquinas C2
Tipos de máquina con 4 o, también, 8 CPU virtuales 1, 2, 4, o, también 8
Tipos de máquina con 16 CPU virtuales 2, 4, o, también 8
Tipos de máquina con 30 CPU virtuales 4 o, también 8
Tipos de máquinas con 60 CPU virtuales 8

Instancias de VM interrumpibles y SSD locales

Puedes iniciar una instancia de VM interrumpible con un SSD local y Compute Engine te cobrará precios interrumpibles por el uso del SSD local. Los SSD locales conectados a instancias interrumpibles funcionan como los SSD locales normales y solo persisten durante la vida útil de la instancia. Puedes solicitar una cuota por separado para los SSD locales interrumpibles, pero también puedes optar por usar tu cuota normal de SSD local cuando crees SSD locales interrumpibles.

Compute Engine no te cobra por los SSD locales si sus instancias son interrumpibles durante el primer minuto después de que comienzan a ejecutarse.

Para obtener más información sobre los SSD locales, consulta Agrega SSD locales.

Reserva SSD locales con descuentos por compromiso de uso

Para reservar recursos SSD locales en una zona específica, consulta la sección sobre la reserva de recursos de zona. Es necesario realizar una reserva para obtener precios con descuento por compromiso de uso de SSD locales.

Depósitos de Cloud Storage

Los depósitos de Cloud Storage son la opción de almacenamiento más flexible, escalable y duradera para tus instancias de VM. Si tus apps no requieren una menor latencia de los discos persistentes ni SSD locales, puedes almacenar tus datos en un depósito de Cloud Storage.

Conecta tu instancia a un depósito de Cloud Storage cuando la latencia y la capacidad de procesamiento no sean una prioridad y cuando debas compartir datos con facilidad entre varias instancias o zonas.

Conecta tu instancia a un depósito de Cloud Storage

Rendimiento

El rendimiento de los depósitos de Cloud Storage depende de la clase de almacenamiento que selecciones y la ubicación del depósito en relación con tu instancia.

La clase de almacenamiento estándar que se usa en la misma ubicación que tu instancia proporciona un rendimiento comparable al de los discos persistentes, pero con mayor una latencia y características de capacidad de procesamiento menos coherentes. La clase de almacenamiento estándar que se usa en una ubicación multirregional almacena tus datos de forma redundante en, al menos, dos regiones dentro de una ubicación multirregional más grande.

Las clases de almacenamiento Nearline y Coldline Storage son, en principio, para el archivado de datos a largo plazo. A diferencia de la clase de almacenamiento estándar, estas clases de archivo tienen duraciones de almacenamiento y cargos de lecturas mínimos. En consecuencia, son mejores para el almacenamiento a largo plazo de datos a los que se accede con poca frecuencia.

Confiabilidad

Todos los depósitos de Cloud Storage tienen redundancia incorporada para proteger tus datos contra fallas del equipo y garantizar la disponibilidad de datos a través de eventos de mantenimiento del centro de datos. Las sumas de verificación se calculan en todas las operaciones de Cloud Storage a fin de garantizar que lo que lees es lo que escribiste.

Flexibilidad

A diferencia de los discos persistentes, los depósitos de Cloud Storage no están restringidos a la zona donde en que se encuentra tu instancia. Además, puedes leer y escribir datos en un depósito desde varias instancias en simultáneo. Por ejemplo, puedes configurar instancias en varias zonas para leer y escribir datos en el mismo depósito, en lugar de replicar los datos en discos persistentes en varias zonas.

Además, puedes activar un depósito de Cloud Storage en tu instancia como un sistema de archivos. Los depósitos conectados funcionan de manera similar a un disco persistente cuando lees o escribes los archivos. Sin embargo, los depósitos de Cloud Storage son almacenes de objetos que no tienen las mismas restricciones de escritura que un sistema de archivos POSIX y no se pueden usar como discos de arranque. Tu instancia puede escribir datos en un archivo y reemplazar datos críticos de otras instancias que también escriben datos en el objeto de almacenamiento en simultáneo.

Encriptación de Cloud Storage

Compute Engine encripta de forma automática tus datos antes de que se trasladen fuera de tu instancia a los depósitos de Cloud Storage. No necesita encriptar archivos en tus instancias antes de escribirlos en un depósito.

Al igual que los discos persistentes, puedes encriptar los depósitos con tus propias claves de encriptación.

Próximos pasos

¿Te ha resultado útil esta página? Enviar comentarios:

Enviar comentarios sobre...

Documentación de Compute Engine