Ir a

¿Qué es una nube híbrida?

Una nube híbrida es aquella en la que las aplicaciones se ejecutan en una combinación de entornos diferentes. Los enfoques de computación en la nube híbrida están generalizados, ya que hoy en día casi nadie depende por completo de la nube pública. Muchos de ustedes han invertido millones de dólares y miles de horas en la infraestructura local en las últimas décadas. El ejemplo más común de nube híbrida es la combinación de un entorno de nube pública y privada, como un centro de datos local, y un entorno de computación en la nube pública, como Google Cloud. En la sección “Instructivo de nubes híbridas” que se encuentra a continuación, analizamos cómo algunos de ustedes pueden operar una combinación de entornos de nube pública locales y múltiples, que son tanto de nube híbrida como de múltiples nubes, de forma eficaz.

¿Quieres obtener más información sobre la oferta de nube híbrida de Google Cloud? Consulta Anthos.

Soluciones de nube híbrida

Las soluciones de nube híbrida incluyen aplicaciones o sus componentes, como procesamiento, herramientas de redes y almacenamiento, cuando se implementan en nubes públicas y privadas. Los servidores locales también suelen denominarse nubes privadas.

Un enfoque de nube híbrida es una de las configuraciones de infraestructura más comunes en la actualidad, porque puedes continuar usando tus servidores locales y, al mismo tiempo, aprovechar las opciones de nube pública, como Google Cloud.

¿Cuáles son los beneficios de la nube híbrida?

Administración eficaz de la aplicación

Un enfoque híbrido te permite decidir dónde se ubica tu aplicación y dónde ocurre la computación híbrida. Esto puede ayudar a mejorar la privacidad y garantizar que las aplicaciones reguladas cumplan los requisitos correspondientes.

Mejor rendimiento y menor latencia

A veces, las apps distribuidas en ubicaciones remotas se benefician de una solución de nube híbrida. En el caso de las aplicaciones con requisitos de baja latencia, la computación híbrida se produce cerca de los usuarios finales.

Operaciones flexibles

La computación híbrida te brinda la flexibilidad de operar en el entorno que mejor se adapte a tus necesidades. Por ejemplo, si compilas con contenedores, puedes crear aplicaciones portátiles y trasladarlas con facilidad entre las nubes públicas y privadas. 

ROI mejorado

Si agregas un proveedor de servicios en la nube pública a tu infraestructura local existente, puedes expandir tu capacidad de computación en la nube sin aumentar los gastos del centro de datos. 

Instructivo de nubes híbridas

Una configuración de nube híbrida puede incluir varios proveedores de servicios en la nube, lo que la convierte tanto en un entorno de nube híbrida como de múltiples nubes. El uso de una o más nubes públicas además de los servidores locales puede facilitar y simplificar la administración de la aplicación, además de ayudarte a aprovechar al máximo la nube. Analicemos tres métodos para migrar a la nube:

Lift-and-shift: Migra una app desde un entorno de computación privado a la nube pública sin cambios importantes

Mejorar y mover: Refactoriza y moderniza una aplicación existente primero y, luego, se traslada a la nube pública

Extraer y reemplazar: A veces, la modernización de una app no es rentable ni posible, por lo que debe reemplazarse por completo

¿Para qué se usa un enfoque de nube híbrida?

Un enfoque de nube híbrida es adecuado para ti si quieres aprovechar el escalamiento y la seguridad de una nube pública, como Google Cloud, y mantener tus datos locales para cumplir con las leyes de residencia de datos o necesidades informáticas cercanas a los clientes. Para algunos de ustedes, que usan sistemas esenciales que operan en nubes privadas y públicas, la computación híbrida es una excelente opción. A continuación, se muestran solo algunos ejemplos de los casos de uso:

Modernízate a tu ritmo

Con una nube híbrida, puedes migrar aplicaciones a la nube al ritmo que sea adecuado para tu negocio y transformar tu infraestructura técnica con el tiempo.

Mantén el cumplimiento normativo

En muchas industrias existen reglas sobre los lugares en los que puede funcionar tu app. Las nubes híbridas pueden ayudarte a usar nubes privadas y públicas, al mismo tiempo que cumples con los requisitos normativos.

Ejecuta apps de manera local

Es posible que tengas aplicaciones reguladas que deban permanecer en sistemas locales o centrales que son difíciles de trasladar a la nube. 

Ejecuta apps en ubicaciones de perímetro remotas

Si operas en industrias que requieren procesamiento perimetral para tener una latencia baja, como kioscos en tiendas minoristas o redes de telecomunicaciones, un enfoque híbrido te permite ejecutar apps en el perímetro. 

Google Cloud simplifica la experiencia de la nube híbrida y prioriza la seguridad. Es por eso que ofrecemos Anthos, una experiencia coherente de Kubernetes para las aplicaciones locales y en múltiples nubes. Con Anthos, obtienes una forma confiable, eficiente y segura de ejecutar clústeres de Kubernetes donde elijas. Cuando realizas la ejecución en Google Cloud, puedes administrar las aplicaciones mediante Google Kubernetes Engine (GKE), nuestro servicio administrado de Kubernetes para ejecutar aplicaciones alojadas en contenedores.