Ir a

¿Qué es IaaS?

IaaS (infraestructura como servicio) es un modelo de computación que ofrece recursos bajo demanda a empresas y particulares a través de la nube. 

Se trata de un modelo muy atractivo en comparación con la manera tradicional de adquirir recursos de computación con los que ejecutar aplicaciones o almacenar datos, ya que esta requiere una mayor inversión de tiempo y dinero. Las empresas deben comprar el equipo siguiendo procesos de aprovisionamiento que pueden llevar meses. También deben invertir en instalaciones físicas (normalmente, salas especializadas con sistemas energéticos y de refrigeración). Además, las empresas necesitan profesionales de TI para gestionarlos después de desplegar los sistemas.  

Escalar los recursos cuando se producen picos de demanda o el negocio crece es complicado con este modelo. Las empresas corren el riesgo de quedarse sin capacidad o de aprovisionar demasiados recursos y verse con una infraestructura con un bajo nivel de utilización.

Estos problemas están causando que crezca el número de empresas que usan soluciones de IaaS. Obtén más información sobre Compute Engine, Cloud Storage y otros productos y soluciones de IaaS de Google Cloud.

Definición de IaaS

Con un modelo de IaaS, las empresas tienen acceso bajo demanda a recursos de computación escalables como servicios a través de Internet. De este modo, se elimina la necesidad de aprovisionar, configurar o gestionar las infraestructuras y solo se paga por el uso que se hace de estos recursos.

Los recursos de IaaS se ofrecen como servicios individuales, por lo que las empresas pueden elegir qué necesitan. Como el proveedor de nube es quien gestiona la infraestructura, las empresas pueden concentrarse en mantener sus datos seguros y en instalar, configurar y gestionar el software.

¿Cuáles son las ventajas de IaaS?

Es económico

Como los recursos de IaaS se usan bajo demanda y las empresas solo tienen que pagar por los recursos de computación, almacenamiento y redes que se usan, los costes de IaaS son bastante predecibles, así que pueden presupuestarse de forma sencilla.  

Es eficaz

Los recursos de IaaS suelen estar disponibles para las empresas cuando los necesitan. De este modo, pueden reducir el número de retrasos a la hora de expandir la infraestructura y evitar hacerse con un exceso de capacidad que las lleve a desperdiciar recursos.

Aumenta la productividad

Como el proveedor de nube es responsable de la configuración y el mantenimiento de la infraestructura física subyacente, los departamentos de TI de las empresas pueden ahorrar tiempo y dinero, y asignar sus recursos a actividades más importantes desde un punto de vista estratégico.

Es fiable

El modelo de IaaS no tiene ningún punto único de fallo. Si un componente de los recursos de hardware falla, en la mayor parte de los casos el servicio seguirá estando disponible.

Es escalable

Una de las mayores ventajas de IaaS para el cloud computing es la capacidad de aumentar o reducir los recursos rápidamente en función de las necesidades de la empresa.

Agiliza el tiempo de lanzamiento

IaaS ofrece flexibilidad y escalabilidad infinitas. Gracias a esto, las empresas pueden hacer su trabajo de forma más eficiente, lo que se traduce en ciclos de vida de desarrollo más ágiles.

¿Necesitas una solución de IaaS?

Las soluciones de IaaS proporcionan a las empresas opciones de almacenamiento, servidores y redes que no requieren tener que adquirir y mantener grandes salas de servidores que requieren ingentes cantidades de espacio y energía. Uno de los motivos clave por los que las empresas optan por soluciones de IaaS es reducir la inversión de capital y transformarla en gastos operativos.

Las empresas con volúmenes de cargas de trabajo impredecibles o que deban actuar con agilidad ante las fluctuaciones del mercado también pueden recurrir a las soluciones de IaaS para llevar a cabo sus operaciones. 

A veces, los usuarios no tienen claro qué es IaaS y qué PaaS (plataforma como servicio). De hecho, a menudo se cuestiona cuál es la diferencia entre IaaS, PaaS y SaaS (software como servicio). La clave está en que cada uno de estos modelos ofrece un servicio de nube distinto: un entorno de infraestructura, herramientas de plataforma y aplicaciones completas, respectivamente.

Si tu organización tiene o hace cualquier cosa de las siguientes, es probable que le venga bien una solución de IaaS:

  • Un gran crecimiento empresarial que supera la capacidad de la infraestructura
  • Picos de demanda impredecibles de los servicios de infraestructura
  • Baja utilización de los recursos de infraestructura disponibles
  • Grandes volúmenes de datos que sobrepasan la capacidad de los almacenes de datos on-premise
  • Tiempos de respuesta lentos con las aplicaciones on-premise 
  • Limitaciones de rendimiento en las aplicaciones provocados por restricciones de capacidad
  • Ciclos de actualización de hardware lentos

Estas situaciones requieren una infraestructura más escalable y ágil que los centros de datos tradicionales.

¿Para qué se usan las soluciones de IaaS?

El modelo de IaaS ofrece una amplia gama de aplicaciones que pueden beneficiar a las organizaciones. A continuación se indican algunos de los usos más habituales:

Realizar pruebas y programar

La potencia de computación y creación de redes de IaaS hace que sea el entorno perfecto para ejecutar y gestionar los ciclos de pruebas y desarrollo.

Mejorar la preparación de la recuperación tras fallos

Como IaaS es un modelo escalable y fiable, las empresas pueden consolidar sistemas de recuperación tras fallos distintas en un único entorno virtualizado.

Realizar análisis de Big Data

Almacenar y analizar Big Data exige una gran potencia de procesamiento. IaaS es un entorno adecuado para el Big Data porque puede gestionar cargas de trabajo de gran tamaño.

Gestionar picos de tráfico

Los modelos de IaaS pueden hacer frente a picos de tráfico inesperados escalando los recursos en función de la demanda.

Aprovisionar recursos rápidamente

IaaS posibilita la puesta en marcha de nuevos proyectos rápidamente cuando surge una prioridad empresarial urgente.

Google Cloud es nuestro paquete de servicios de cloud computing que se ejecuta en la misma infraestructura que usamos internamente con nuestros propios productos de consumo, como la Búsqueda de Google, Gmail y YouTube.

Este paquete incluye soluciones de IaaS, PaaS y SaaS. Con nuestros productos de IaaS, las empresas pueden combinar libremente estos servicios para disfrutar del entorno que mejor se adapte a sus necesidades.