Migrate for Compute Engine

Disfruta de una migración rápida, flexible y segura a Google Cloud con Migrate for Compute Engine

Migración fluida

El proceso de migración a la nube genera muchas dudas. Por suerte, Migrate for Compute Engine de Google Cloud está aquí para ayudarte a resolverlas. Gracias a este servicio, los equipos de TI pueden migrar a Google Cloud tanto una aplicación on‑premise como miles de aplicaciones en varios centros de datos y nubes.

Imagen de Disminuye los riesgos

Disminuye los riesgos

Las pruebas integradas facilitan y aceleran la fase de validación previa a la migración. Además, la rápida función de restauración on‑premise aporta un extra de seguridad cuando surgen imprevistos. Por otro lado, al no haber agentes de software, los recursos que necesita la carga de trabajo no se ven afectados, no es necesario facilitar el acceso a la red donde se están ejecutando las cargas de trabajo (ni desde ella) y es posible completar la migración sin ejecutar los sistemas de origen. Asimismo, como las cargas de trabajo comienzan a ejecutarse en cuestión de minutos, los periodos inactivos son mínimos, predecibles y anticipables.

Imagen de Mejora la agilidad

Mejora la agilidad

Aprovecha la velocidad y la capacidad de escalado de Migrate for Compute Engine para acelerar y simplificar el proceso de migración. Puedes migrar una única aplicación con solo unos clics, ejecutar un flujo de migración de cien sistemas a través de olas de migración o usar nuestra API REST para crear tu propia fábrica de migración local. Gracias a Migrate for Compute Engine, puedes realizar la migración y personalizarla a tu gusto.

Imagen de Reduce los costes

Reduce los costes

Migrate for Compute Engine facilita la migración y disminuye su complejidad. Por ejemplo, un cliente de la lista Fortune 50 redujo el tiempo que debía invertir en hasta cinco horas por servidor. Gracias a las analíticas basadas en el uso, evitarás los excesos de aprovisionamiento. De ese modo, podrás eliminar cuanto antes los costes del hardware on‑premise y de las licencias de software, y ajustar el tamaño de las instancias en la nube.

Imagen de Ahorra tiempo

Ahorra tiempo

La transmisión en tiempo real de Migrate for Compute Engine permite que las cargas de trabajo con reconocimiento del estado empiecen a ejecutarse en la nube en cuestión de minutos, en lugar de tardar días o semanas. Mientras tu aplicación se ejecuta en Google Cloud, el resto de los datos se sincronizan y se transfieren de manera fluida en segundo plano. De esta forma, las aplicaciones se activan hasta cien veces más rápido y las migraciones se completan diez veces antes en comparación con las estrategias de migración tradicionales. Elabora planes y haz pruebas en paralelo, realiza restauraciones en cuestión de minutos (si es necesario) y migra cientos de cargas de trabajo en cada flujo.

Características

Adaptaciones automáticas y sin interrupciones

Disfruta de adaptaciones a la nube automáticas y sin interrupciones, entre las que se incluyen instalaciones de agentes y controladores, redes, licencias y mucho más. Además, no tendrás que realizar ningún cambio manual en las aplicaciones, las imágenes, las redes, los espacios de almacenamiento o los controladores a la hora de migrar la mayoría de sistemas operativos y versiones.

Aprovisionamiento y reajuste del tamaño

Aprovisiona las instancias en la nube directamente desde Migrate for Compute Engine, que ofrece compatibilidad con personalizaciones de redes y discos encriptados (entre otros). Asimismo, tendrás a tu disposición recomendaciones de reajuste del tamaño basadas en analíticas para aumentar la rentabilidad y el rendimiento.

Restauración on-premise con reconocimiento del estado

Realiza restauraciones con reconocimiento del estado para que no se pierda nada en la nube si surgen imprevistos en el funcionamiento de las aplicaciones.

Cambio de plataforma de sistema operativo automatizado

Cambia la plataforma de tus sistemas Windows Server 2008 R2 a Windows Server 2012 a la vez que los migras. Puedes hacerlo con tus servidores físicos y virtuales on‑premise, y también con máquinas virtuales que se ejecuten en AWS o Azure. Es una forma rápida y sencilla de cumplir tus objetivos de mejora de versión y migración en un movimiento ininterrumpido, lo que ahorrará tareas y esfuerzo de TI desconocidos en el proceso.

Personalizable

Gracias a las conexiones de personalización, los administradores de TI pueden realizar personalizaciones determinadas (por ejemplo, habilitar o inhabilitar servicios) tras la migración a la nube o la restauración de la versión on‑premise.

Validación y pruebas previas a la migración

La función de clonación para pruebas de Migrate for Compute Engine posibilita la validación previa a la migración, lo que permite realizar pruebas de datos y de cargas de trabajo de producción directamente en un entorno aislado en la nube. De esta forma, los sistemas de producción o publicados no se ven afectados en absoluto.

Olas de migración automatizadas

Crea automáticamente olas de migración autodocumentadas y auditables desde vCenter u otros servicios en la nube. Esto te ayudará a crear un plan de migración ordenado que incorpore detalles de la configuración y permita realizar una migración por lotes automatizada y escalable.

Migraciones programables

Las operaciones programables con la API REST o PowerShell permiten automatizar el flujo de la migración con las herramientas de orquestación o automatización que prefieras.

Inicio a través de WAN

Migrate for Compute Engine realiza un inicio nativo desde el sistema operativo de origen a través de WAN en solo unos minutos, independientemente del tamaño de los datos. Mientras se inicia el sistema, Migrate for Compute Engine lo adapta sobre la marcha para ajustarlo al entorno de destino. No es necesario modificar de forma manual la aplicación, la imagen, el almacenamiento, los controladores ni las redes.

Transmisión inteligente

Se priorizan los datos necesarios para que se ejecute la aplicación y se trasladan a la nube en primer lugar. Las aplicaciones empiezan a ejecutarse en la nube en cuestión de minutos y los datos a los que se accede con menor frecuencia pueden transmitirse en segundo plano mientras la aplicación se ejecuta en la nube.

Almacenamiento en caché multinivel y optimización

Una caché multinivel de lectura y escritura almacena el conjunto de datos de trabajo que necesita la aplicación mientras se ejecuta en la nube. La anulación de duplicados, la precarga, la reescritura asíncrona y las optimizaciones de redes aceleran aún más la migración y reducen el ancho de banda en hasta un 75 % en migraciones de producción.

Resiliencia

Cada despliegue de Migrate for Compute Engine incorpora clústeres de migración siempre activos que se despliegan en dos zonas. Las escrituras se reconocen en ambas zonas y se transfieren de vuelta al almacenamiento on-premise de forma asíncrona para evitar la pérdida de datos durante una interrupción de zona única cuando se despliega con una configuración de zona dual.

Google Cloud ha resultado ejemplar a la hora de ayudarnos a entender qué queríamos hacer y cómo podíamos llevarlo a la práctica.

Brian Hanlin, director de Cloud Platform en Cardinal Health

Recursos

Precios

Los clientes que migren a Google Cloud pueden usar el software Migrate for Compute Engine de forma totalmente gratuita. Sin embargo, Google Cloud cobrará recursos como las instancias de Compute Engine, Cloud Storage, Cloud Monitoring, Cloud Logging y el ancho de banda de redes utilizado durante la migración.

Ve un paso más allá

Empieza a crear en Google Cloud con 300 USD en crédito gratuito y más de 20 productos Always Free.

¿Necesitas ayuda para empezar?
Trabaja con un partner de confianza
Sigue explorando nuestras soluciones