Organízate con las colecciones Guarda y clasifica el contenido según tus preferencias.
Ir a

¿Qué es la multinube?

Hablamos de multinube cuando una organización utiliza servicios de cloud computing de al menos dos proveedores de servicios en la nube para ejecutar sus aplicaciones. Por lo general, en vez de usar una sola pila de nube, los entornos multinube incluyen una combinación de dos o más nubes públicas, dos o más nubes privadas o una combinación de ambas. Al tener la libertad de crear una estrategia que emplea varios proveedores, podrás elegir las funciones que mejor se adapten a las necesidades concretas de tu negocio y no depender de un solo proveedor. 

Cada vez más organizaciones están adoptando estrategias y soluciones multinube que les permiten ejecutar aplicaciones estén donde estén y sin complicaciones añadidas. 

Las soluciones multinube, basadas en tecnologías de código abierto como Kubernetes, ofrecen la flexibilidad y la portabilidad necesarias para migrar, crear y optimizar aplicaciones en varias nubes y entornos de computación. 

Además, los entornos multinube funcionan bien con las prácticas de desarrollo de DevOps y con otras tecnologías de aplicaciones nativas de la nube que permiten la portabilidad, como los contenedores y la arquitectura de microservicios

Empieza a adoptar un entorno multinube con Anthos, la plataforma híbrida, multinube y gestionada de Google Cloud.

Definición de multinube

La multinube consiste en usar los servicios de más de un proveedor de nube pública a la vez. Los entornos multinube admiten nubes privadas, públicas o una combinación de ambas. El objetivo principal de una estrategia multinube es ofrecerte flexibilidad para trabajar con el entorno de computación que sea más adecuado para cada carga de trabajo.

La multinube frente a la nube híbrida

¿No te queda clara la diferencia entre la multinube y la nube híbrida? Esta comparación sencilla puede ayudarte: 

Piensa en la nube híbrida como si fuera un coche híbrido, que combina dos tipos de motores diferentes (uno eléctrico y otro de combustión tradicional). 

En una infraestructura multinube, utilizarías métodos de transporte diferentes para ir a distintos lugares. Por ejemplo, quizás quieras ir en coche al supermercado porque es más fácil llevar las bolsas de la compra a casa, pero tal vez prefieras coger el tren para ir al trabajo, ya que te permite ahorrar dinero en combustible y evitar las horas punta del tráfico.

Dado que las cargas de trabajo, las estructuras y los procesos suelen variar de una organización a otra, hay mucha incoherencia en cuanto a los significados de "multinube" y "nube híbrida". En algunos casos, incluso se utilizan indistintamente. No obstante, estos dos términos hacen referencia a dos conceptos distintos. 

La principal diferencia entre la multinube y la nube híbrida reside en el tipo de infraestructura en la nube. El término "multinube" se refiere al uso de servicios de cloud computing de más de un proveedor de nube pública para distintas cargas de trabajo, mientras que el término "nube híbrida" hace referencia al despliegue de cargas de trabajo comunes en varios entornos de computación. 

Los despliegues multinube interconectan servicios de entornos de nube independientes con fines distintos sin necesidad de conectar las nubes. Por otro lado, los despliegues de nube híbrida suelen combinar un entorno de computación privado (una infraestructura de TI on‐premise o una nube privada) y un entorno de computación público. 

Gestión multinube

Para sacar el máximo partido de la arquitectura multinube, es importante que puedas monitorizar, proteger y gestionar tus cargas de trabajo de forma coherente en todos tus entornos desde una única interfaz, como si estuvieras ejecutando estas soluciones en una sola plataforma.  

Cuantos más proveedores de servicios en la nube uses, más compleja será la tarea de gestionar tus entornos. La mayoría de los proveedores de nube pública no solo ofrecen distintas funciones, sino también diferentes herramientas, acuerdos de nivel de servicio y APIs para gestionar los servicios en la nube. Aunque se puede gestionar cada entorno por separado, la mayoría de los equipos de TI carecen del tiempo o los recursos necesarios. Las funciones de gestión multinube deben integrarse directamente en los productos y soluciones de tu proveedor de servicios en la nube. Así, podrás tener visibilidad en todos tus entornos de nube, hacer un seguimiento de los costes y el uso, implementar políticas y controles de seguridad coherentes, y migrar cargas de trabajo para aumentar la disponibilidad. 

Ventajas de la multinube

Al aprovechar los servicios multinube, tienes muchas oportunidades de aumentar la agilidad y la flexibilidad de la TI de tu organización. Veamos algunas de las ventajas más comunes de la multinube: 

Lo mejor de cada nube

La multinube te permite elegir entre muchos proveedores de servicios en la nube y te ofrece flexibilidad para usar funciones concretas con las que optimizar tus cargas de trabajo en la nube según factores como la velocidad, el rendimiento, la fiabilidad, la ubicación geográfica, y los requisitos de seguridad y cumplimiento.

Sin dependencia de proveedores

Un entorno multinube te permite compilar aplicaciones rápidamente y desde cualquier lugar. Con un enfoque multinube, no tienes que estar atado a un solo proveedor. Puedes elegir la solución que mejor se adapte a las necesidades de tu empresa y, al mismo tiempo, reducir los datos, la interoperabilidad y los problemas de costes que suelen surgir cuando dependes demasiado de una sola nube. 

Rentabilidad

Los entornos multinube pueden ser una buena opción para minimizar tu gasto en TI. La nube pública reduce la sobrecarga y permite escalar vertical u horizontalmente según tus necesidades. Puedes reducir el coste total de propiedad y aprovechar la mejor relación rendimiento‑precio de diferentes proveedores. 

Tecnología innovadora

Los proveedores de la nube invierten constantemente en el desarrollo de nuevos productos y servicios. La multinube te permite usar las nuevas tecnologías que surgen para mejorar tus propias soluciones, sin limitarte a las opciones que ofrezca un único proveedor de servicios en la nube. 

Seguridad avanzada y cumplimiento de normativas

Una estrategia multinube te permite desplegar y escalar cargas de trabajo y, al mismo tiempo, implementar políticas de seguridad y tecnologías de cumplimiento coherentes en todas ellas, independientemente del servicio, proveedor o entorno. 

Aumento de la fiabilidad y la redundancia

La multinube ayuda a reducir las interrupciones o los periodos de inactividad no programados, ya que reduce el riesgo de que haya un solo punto de fallo. Si hay interrupciones en una nube, los servicios de las demás nubes no tienen por qué verse afectados y, si la nube falla, tus necesidades informáticas se pueden enrutar a otra nube que esté operativa.

Desafíos de la multinube

Todas las ventajas que ofrece este método conllevan posibles obstáculos que pueden ser difíciles de abordar para algunas organizaciones. Algunos de los retos más habituales de la multinube son la complejidad de la gestión, el mantenimiento de una seguridad coherente, la integración de entornos de software, y la dificultad para alcanzar un rendimiento y una fiabilidad constantes en todas las nubes. 

Una estrategia multinube debe tener en cuenta los requisitos empresariales, los factores de diseño y de desarrollo, así como las restricciones de la arquitectura que puedan surgir en los sistemas que ya se tengan. Es fundamental que dediques tiempo a definir claramente tus objetivos en una declaración donde indiques las razones por las que quieres migrar tu entorno de computación, las métricas principales que quieres optimizar con la nube pública y el plan a largo plazo para usar una configuración multinube en tu organización. A partir de ahí, puedes trazar un plan sobre cómo aplicar e implementar una configuración multinube, donde indiques cómo evaluarás y priorizarás tus cargas de trabajo, cómo identificarás la nube adecuada para ellas y qué patrón de arquitectura, tecnologías y topologías de la red se adaptarán mejor a tus necesidades. 

Ventajas de utilizar una estrategia multinube

Al tener la libertad de migrar tus aplicaciones, puedes controlar directamente los costes, el tiempo de funcionamiento, la latencia y los periodos inactivos, lo que repercute directamente en la experiencia de tus clientes. Desde el punto de vista empresarial, usar una estrategia multinube te permite no depender de un solo proveedor, por lo que podrás contratar los productos y servicios en la nube más valiosos para tu empresa.

Si tu organización se preocupa por cualquiera de los siguientes aspectos, es probable que una estrategia multinube sea la solución que necesita:

  • Tener más flexibilidad y evitar depender de proveedores
  • Asegurar una alta disponibilidad para evitar interrupciones en el sitio web
  • Desarrollar un plan sólido de protección de datos y mitigación de riesgos 
  • Proporcionar los mejores tiempos de latencia y de carga a tus clientes 
  • Adquirir precios competitivos entre los proveedores de servicios en la nube
  • Acceder de forma constante a las mejoras de rendimiento de la red 
  • Seguir las reglas de cumplimiento específicas de cada región

Estas actividades requieren más opciones y prestaciones que las que puede ofrecer una estrategia de nube única, especialmente debido a las diferencias en las prioridades, los requisitos empresariales y la madurez digital entre organizaciones.

El coste frente al valor de la multinube

A muchas organizaciones les suele preocupar el coste total de migrar a un entorno en la nube, así como el aumento de las facturas que puede conllevar la existencia de recursos infrautilizados o la falta de control sobre el aprovisionamiento y el uso. No obstante, puedes usar herramientas de gestión multinube o una plataforma de gestión multinube para mejorar la visibilidad y el control de los recursos en la nube en diferentes entornos de nube. 

Además, es importante sopesar los costes a corto plazo y el valor que adoptar un entorno multinube puede tener a la larga. Por ejemplo, desplegar aplicaciones en varias nubes para la recuperación tras fallos o mejorar la fiabilidad puede aumentar los costes, pero también puede evitar que se produzcan interrupciones o errores que dañen la reputación o las finanzas a largo plazo.

Soluciona los retos más complejos que se te presenten con Google Cloud

Los nuevos clientes reciben 300 USD en crédito gratis para invertirlos en Google Cloud.
Primeros pasos
Habla con un especialista del equipo de ventas de Google Cloud para hablar sobre tu reto único con más detalle.
Contactar

Casos prácticos y ejemplos de multinubes

La estrategia multinube ofrece un amplio abanico de oportunidades para ayudar a las organizaciones a prestar un mejor servicio a sus clientes. A continuación se indican algunos de los usos más habituales.

Recuperación tras fallos

Los entornos multinube te permiten crear copias de seguridad de aplicaciones esenciales. Si se produce un fallo o una interrupción en el servicio de un proveedor, puedes recurrir a otros proveedores.

Mejor latencia en todo el mundo

En el caso de las organizaciones internacionales, la multinube puede ayudar a ofrecer un mejor servicio a los clientes al permitirte acceder a servidores en varias ubicaciones y proporcionar mejores conexiones con latencia baja.

Requisitos regionales

La solución multinube te permite seguir las reglas de cumplimiento específicas de cada región, así como alternar entre entornos on‐premise, privados y públicos de diferentes proveedores.

TI sin autorización

Los despliegues multinube pueden ayudar a los empleados a utilizar aplicaciones o servicios sin sanción proporcionándoles tecnologías en la nube aprobadas que cumplen los estándares y las políticas de seguridad. 

Anthos, la solución multinube totalmente gestionada de Google Cloud, te permite ver todo lo que sucede en tu entorno online desde una sola plataforma. Anthos optimiza tus actividades empresariales para que puedas tener visibilidad en todo momento de las infraestructuras on‐premise y multinube. Aunque la multinube puede ser una estrategia óptima, sin una plataforma unificada como Anthos para gestionar entornos, las operaciones se pueden volver complejas rápidamente y consumir demasiado tiempo.