Organízate con las colecciones Guarda y clasifica el contenido según tus preferencias.
Ir a

¿Qué es la gestión en la nube?

La gestión en la nube es la gestión organizada de los productos y servicios de cloud computing que se ejecutan en ella. Hacen referencia a los procesos, las estrategias, las políticas y la tecnología que se usan para controlar y mantener la nube pública y privada, la nube híbrida o entornos multinube.

Es probable que, en la actualidad, trabajes parcial o totalmente en la nube. Por lo tanto, tu organización debe evaluar, monitorizar y gestionar los recursos, la infraestructura y los servicios de cloud computing de la manera más eficiente posible.

Para que tus entornos en la nube funcionen correctamente, es necesario realizar muchas tareas subyacentes, como aprovisionar y orquestar recursos, automatizar el consumo y el despliegue en la nube, gestionar los ciclos de vida de los recursos, optimizar los costes y monitorizar el rendimiento.{101 } y seguridad.

Obtén más información sobre cómo pueden ayudarte las herramientas de gestión de Google Cloud a optimizar la gestión de la nube, las APIs y la gestión de aplicaciones.

Gestión en la nube definida

La gestión en la nube es el proceso de mantener el control y la supervisión de la infraestructura, los recursos y los servicios de cloud computing en entornos de nube públicos, privados o híbridos. Gracias a las herramientas y las tecnologías de gestión en la nube, los administradores de TI pueden controlar, ver y escalar el contenido y, al mismo tiempo, pueden adaptarse rápidamente a los cambios. 

Retos que supone gestionar un entorno en la nube

Como la confianza en cloud computing sigue aumentando, muchas organizaciones tienen dificultades para gestionar arquitecturas cada vez más complejas y para supervisar las estrategias de la nube que necesitan.

Para aprovechar todo el potencial de los servicios y soluciones en la nube, también es esencial comprender los desafíos que supone gestionar los entornos en la nube que puedes encontrar mientras migras.

Interoperabilidad

Los entornos de TI modernos de hoy en día están cada vez más extendidos entre una combinación de entornos on‐premise, nubes públicas y privadas, entornos híbridos o incluso multinube. Los equipos deben poder consolidar la gestión de numerosos sistemas heterogéneos de forma sencilla.

Ampliación de nube

En cambio, el autoservicio puede aumentar la productividad y la velocidad de desarrollo, pero también se puede gestionar. Puedes empezar a perder acceso a los recursos en la nube y dejar que se multipliquen y aumenten en toda tu organización sin supervisión ni control. El aumento de la nube puede hacer que los costes se disparen, crear riesgos de seguridad y complicar la gestión del futuro.

Evaluación de costes

Aunque los entornos en la nube permiten gestionar los costes de forma verdadera, calcular los costes de la nube para detectar los residuos aún puede plantear muchos retos. Para calcular el coste de un solo servicio, puede ser necesario recoger información de todas las cuentas, regiones y otras herramientas y servicios basados en la nube. Esto puede ser más complicado si hay recursos que se solapen y que deba pagar una unidad de negocio dentro de tu organización.

Seguridad y privacidad

La seguridad en la nube sigue siendo una prioridad para todas las organizaciones y proveedores de servicios en la nube, lo que incluye la forma de gestionar el acceso, proteger los datos y proteger los entornos en la nube contra amenazas internas y externas. Muchas empresas tienen problemas para equilibrar el uso eficaz de los recursos con el máximo rendimiento y la mitigación de riesgos y políticas sólidas.  

En última instancia, los servicios y los recursos de cloud computing no son útiles sin las funciones de gestión en la nube para controlar tu infraestructura, tus aplicaciones y tus datos.

Las herramientas y tecnologías de gestión de la nube permiten poner en marcha estrategias y procesos que te permiten supervisar de forma eficaz los recursos y las aplicaciones basados en la nube. Además, te facilitan la automatización de los flujos de trabajo y te permiten tomar decisiones fundamentadas para que el coste y el uso de la nube resulten rentables.

Funciones de gestión en la nube

Las herramientas y tecnologías de gestión en la nube permiten poner en marcha estrategias y procesos para monitorizar de forma eficaz los recursos y las aplicaciones basados en la nube, facilitar los flujos de trabajo de automatización y tomar decisiones fundamentadas para que el coste y el uso de la nube resulten rentables.

Estas son algunas de las funciones de gestión en la nube más comunes:

Automatización

La gestión de las aplicaciones puede ser repetitiva, especialmente si tienes un entorno grande. La gestión en la nube permite gestionar los recursos de forma programática, ya que ofrece gestión automatizada de la capacidad, integración continua y orquestación para reducir las cargas operativas.

Cumplimiento y gobierno

Pasarse a la nube puede significar renunciar a un cierto nivel de control sobre tu infraestructura y tus aplicaciones subyacentes, pero aún tendrás que supervisar el acceso y mantener el cumplimiento. La gestión de la nube te permite alertar de problemas para que puedas abordarlos rápidamente.

Seguridad

La seguridad en la nube es una responsabilidad compartida con tu proveedor de servicios en la nube. Por eso, la gestión en la nube desempeña un papel muy activo en la protección de datos, aplicaciones y servicios en los entornos en la nube. Las herramientas líderes de gestión en la nube ofrecen funciones de aprendizaje automático para contar con una inteligencia y una detección de amenazas sólidas, así como optimizar los procesos y la monitorización de la seguridad.

Monitorizar y almacenar registros

La gestión en la nube permite la observabilidad de la nube gracias a la monitorización y el registro de los eventos que se producen para ayudarte a inspeccionar y comprender lo que ocurre en tus entornos. Poder agregar, analizar y correlacionar archivos de registro puede ayudarte a identificar errores, automatizar la gestión de incidentes y optimizar el rendimiento.

Informes de rendimiento y costes

Los costes de cloud computing pueden superar rápidamente tu presupuesto si no prestas mucha atención desde el principio. La gestión de la nube ofrece funciones de gestión de costes, creación de informes y previsión para ayudarte a obtener una idea precisa sobre qué elementos se usan y cuándo se usan. De esta forma, puedes asignar recursos de forma más eficaz, saber si usas lo que pagas y ahorrar costes innecesarios.

¿Cómo funciona la gestión de la nube?

Las herramientas de gestión en la nube ofrecen una forma de gestionar el despliegue y el funcionamiento de tus aplicaciones y servicios en la nube en entornos de nube pública, híbrida o multinube. Además, una buena plataforma de gestión de la nube te ayudará a seguir y monitorizar el uso y el rendimiento de cada parte de tu infraestructura en la nube, lo que te permitirá tomar decisiones fundamentadas para optimizar las cargas de trabajo.

Tradicionalmente, el software y herramientas de gestión en la nube se despliegan como máquinas virtuales con su propia base de datos y servidor. Los servidores usan las APIs para comunicarse con los recursos que interactúan dentro de tus entornos en la nube. Puedes capturar actividad en aplicaciones basadas en la nube, datos de rendimiento y otros eventos, que se pueden analizar y consolidar en un panel de control unificado al que se puede acceder a través de una interfaz web. Al igual que con los recursos en la nube, los administradores pueden acceder a herramientas de gestión en la nube desde cualquier lugar, siempre que tengan una conexión segura.

La mayoría de los proveedores ofrecen servicios de gestión en la nube como servicios en sus propias plataformas, así como funciones de registro de datos en aplicaciones en la nube para recoger datos de rendimiento y uso, generar información valiosa y enviar alertas. Sin embargo, esto puede suponer un problema cuando las empresas necesitan generar informes sobre varios proveedores cuando trabajan en un entorno híbrido o multinube. Además, los proveedores líderes de la nube te permiten unificar tus herramientas de gestión en la nube con integraciones sencillas y plataformas abiertas.

¿Qué papel tiene la gestión en la nube y por qué es importante?

La gestión en la nube es esencial a la hora de gestionar cientos, a veces miles, de aplicaciones y servidores diferentes en la nube. Hacerlo todo manualmente no es ineficiente: es imposible. La transición a los entornos de TI modernos ha permitido a las organizaciones escalar sus aplicaciones e innovar más rápido, pero también ha introducido una complejidad considerable.

Con la gestión en la nube, puedes mejorar el rendimiento general de TI, reforzar la seguridad y controlar los costes. Estas son algunas de las principales ventajas de la gestión en la nube:

Reducción del tiempo de amortización

La gestión de la nube reduce la cantidad de tiempo que dedicas a tareas y mantenimiento rutinarios. El acceso automático al aprovisionamiento y a los despliegues automatizados facilita el desarrollo ágil de todo el ciclo de vida de las aplicaciones, para agilizar la entrega y reducir los errores.

Visibilidad en distintos entornos

Anticípate a la ampliación de la nube y no pierdas de vista los recursos que tienes, cómo los usas y quién tiene acceso a la gestión en la nube. También puede ayudarte a identificar el equilibrio óptimo para tus cargas de trabajo y aprovechar al máximo la capacidad de la nube.

Gestión centralizada

Las herramientas de gestión en la nube te permiten integrar aplicaciones, sistemas operativos, almacenamiento y herramientas de seguridad en la nube, entre otras cosas. Como resultado, la gestión de la asignación de recursos, el cumplimiento, la seguridad y la gestión de costes es coherente y unificada en varias nubes y entornos.

Cumplimiento y seguridad mejorados

La gestión en la nube puede ayudarte a cumplir las políticas, directrices y requisitos normativos. Los administradores también pueden optimizar los procesos de seguridad, monitorizar automáticamente el uso y las configuraciones en distintos entornos para identificar infracciones y otros incidentes emergentes rápidamente.

Inversión en la nube optimizada

No es fácil hacer un seguimiento ni predecir los gastos en la nube. Las soluciones de gestión en la nube ofrecen informes detallados de los reembolsos y las devoluciones de cargos para ayudarte a conocer mejor el uso, asignar recursos de forma más eficaz y prever el gasto de forma precisa.

sostenibilidad medioambiental

La gestión en la nube puede ayudarte a impulsar e implementar estrategias para reducir los recursos malgastados y el consumo energético de tu infraestructura en la nube. 

Soluciona los retos más complejos que se te presenten con Google Cloud

Los nuevos clientes reciben 300 USD en crédito gratis para invertirlos en Google Cloud.
Primeros pasos
Habla con un especialista del equipo de ventas de Google Cloud para hablar sobre tu reto único con más detalle.
Contactar

Estrategias de gestión de Cloud

Gestionar eficazmente los entornos públicos, privados, híbridos o multinube no es solo un aspecto de las tecnologías y las herramientas, sino también de una estrategia sólida de gestión de la nube. Si creas una estrategia sólida variará entre organizaciones, deberás buscar los procesos, las tecnologías y los conjuntos de habilidades más adecuados según las necesidades de tu negocio.

Una estrategia sólida de gestión en la nube debe:

  • Además, como el control es coherente en todos los entornos, puedes desplegar e integrar servicios en el lugar idóneo.
  • Permite una gestión ágil de los cambios, además de monitorizar y analizar continuamente la capacidad, el uso, los costes y la seguridad.
  • Crea restricciones de seguridad y cumplimiento que ofrezcan controles de seguridad y medidas automáticas de cumplimiento de políticas sin una velocidad lenta.
  • Revisa continuamente los recursos y servicios en la nube, desde los costes hasta los cambios, los usuarios y las infracciones, detecta los problemas antes de que se conviertan en problemas futuros y actualiza las reglas y los procesos empresariales en consecuencia.

Aunque no es una opción exhaustiva, estos conceptos básicos son un excelente punto de partida para empezar a desarrollar tu estrategia de gestión en la nube.