Organízate con las colecciones Guarda y clasifica el contenido según tus preferencias.
Ir a

¿Qué es el alojamiento en la nube?

Alojar sitios web y aplicaciones solía consistir en suscribirse a un proveedor de plataformas digitales y, en esencia, alquilar un único servidor o clúster de computación. Los servicios de alojamiento web existen desde que existe la propia Web. En la última década, el alojamiento en la nube, donde se alojan sitios web o aplicaciones en servidores virtuales distribuidos por toda la nube, se ha convertido en un método para incorporar recursos digitales. online.

Google Cloud ofrece diferentes soluciones para alojar sitios web y aplicaciones, como la de registrar y gestionar dominios. Conéctate a una red mundial de distribución de contenido para servir contenido a los usuarios con un rendimiento óptimo y una latencia mínima.

¿Empezamos? Los nuevos clientes reciben 300 USD en crédito gratis para invertirlos en Google Cloud.

Definición de Cloud Hosting

Con el alojamiento en la nube puedes hacer que las aplicaciones y los sitios web estén disponibles en Internet mediante la nube. Cloud Hosting reúne los recursos de computación de una red de servidores físicos y virtuales, por lo que ofrece una mayor escalabilidad y flexibilidad para hacer cambios rápidamente. En la mayoría de los casos, el alojamiento en la nube también es de pago por uso, lo que significa que los equipos pagan por lo que usan y no tienen que preocuparse por el sobreaprovisionamiento o el aprovisionamiento de recursos.

Alojamiento en la nube y alojamiento web

El alojamiento web tradicional suele hacerse en un único servidor, que contiene todos los archivos y el contenido del sitio web. Cuando un usuario visita el dominio, un navegador web descarga los documentos y archivos.

El alojamiento web tiene cuatro tipos principales de entornos, incluidos compartidos, dedicados, gestionados o un servidor privado virtual (VPS). Un servicio de alojamiento web compartido es aquel en el que se comparte un único servidor con muchos dominios distintos conectados a Internet. Esta es la opción de alojamiento más económica, ya que los diferentes sitios web comparten el coste del servidor. Al mismo tiempo, el alojamiento compartido limita la escalabilidad de los sitios web individuales, ya que están limitados a los recursos de un solo servidor. Este problema se resuelve con un alojamiento dedicado, donde un dominio alquila uno o varios servidores que no se comparten con ningún otro sitio web o aplicación, aunque el cliente suele ser responsable de gestionar el propio servidor.

Los servicios de alojamiento gestionado son similares a los de alojamiento, pero el proveedor de alojamiento se encarga de todo el mantenimiento del servidor, incluidos los servicios de seguridad, software, hardware y copia de seguridad. El alojamiento gestionado beneficia a los sitios web y las aplicaciones que no tienen experiencia interna para mantener un servidor.

El alojamiento en la nube y el alojamiento web tienen varias diferencias. Por encima de todo, en el alojamiento web, si un sitio web necesita más recursos debido a un aumento de la demanda, el usuario tiene que cambiar su plan de servicios para tener más potencia informática, lo que supone un problema para la escalabilidad. Con el alojamiento en la nube puedes distribuir el contenido de tu sitio entre varios servidores virtuales de diferentes regiones y aumentar la demanda con facilidad. Por este motivo, el alojamiento en la nube también es más robusto y fiable que el alojamiento web, a la vez que ofrece más flexibilidad para ajustar los parámetros según sea necesario.

Diferencias entre alojamiento en la nube y VPS

Un VPS es un entorno virtual aislado que se aloja en un único servidor. El proveedor de alojamiento coloca un hipervisor (capa virtual) sobre el sistema operativo que lo divide en componentes independientes. VPS ofrece más control y opciones de personalización que el alojamiento compartido, aunque limita el uso de recursos a una cantidad determinada en su servidor concreto. A veces, VPS se denomina "nube privada".

El VPS tiene muchas similitudes con el alojamiento en la nube, ya que ambos permiten la personalización y el proveedor de alojamiento realiza gran parte del trabajo de mantenimiento y actualización del hardware. Como el VPS tiene lugar en un número limitado de máquinas, no tiene la escalabilidad, la flexibilidad o la fiabilidad inherentes del alojamiento en la nube. Además de ofrecer una red mundial y ofrecer funciones como una red de distribución de contenido (CDN), el alojamiento en la nube también ofrece mejores resultados y rapidez que VPS.

¿Cómo funciona el alojamiento en la nube?

El alojamiento en la nube funciona durante el proceso de virtualización. Como se ha mencionado anteriormente con un servidor privado virtual, se crea una capa virtual en el servidor donde se pueden almacenar contenido y otros datos. Esas capas virtuales se pueden replicar en otros servidores de la red de cloud computing, repartidos por otras regiones del mundo. 

Ventajas del alojamiento en la nube

Escalabilidad

Como el alojamiento en la nube no depende de un solo servidor para almacenar y entregar contenido, se puede escalar fácilmente para satisfacer las demandas de un sitio web o una aplicación. Para ello, se habilitan más servidores en la red de la nube cuando se usan. aumenta.

Flexibilidad

Por su parte, Cloud Hosting te ofrece la libertad de usar la solución adecuada que, en cualquier situación, requiere aprovisionar de forma instantánea los parámetros de las máquinas virtuales en la red.

Coste

El alojamiento en la nube suele funcionar en un modelo de pago por uso, lo que significa que los costes también se pueden escalar en vertical o en función del uso. Por el contrario, el alojamiento web suele funcionar con una cuota fija mensual o anual.

Seguridad

Los proveedores de la nube ofrecen una sólida seguridad física y virtual de los servidores de su red, lo que protege los datos de los sitios web y las aplicaciones contra agentes maliciosos. Las capas de seguridad del alojamiento en la nube incluyen los cortafuegos, la gestión de identidades y el control de acceso, las capas de conexión segura (SSL) para transmitir datos y mucho más.

Fiabilidad y rendimiento

Como el alojamiento en la nube aprovecha muchos servidores que se distribuyen por toda la red en la nube, ofrece una gran fiabilidad y tiempo de funcionamiento. Si un servidor de la red falla, otro servidor puede rellenar y seguir proporcionando servicio. Del mismo modo, el alojamiento en la nube ofrece un mejor rendimiento, ya que los servidores de las distintas regiones llevan el contenido a los usuarios más rápidamente.

Ventajas de usar el alojamiento en la nube

El alojamiento en la nube permite que los operadores de sitios web y aplicaciones añadan o quiten recursos cuando sea necesario. Esto incluye más RAM, espacio de almacenamiento o servicios de asistencia, como seguridad o almacenamiento de datos. El alojamiento en la nube proporciona fiabilidad y flexibilidad a un coste manejable. Cloud Hosting también ofrece un sistema sólido de copia de seguridad y recuperación tras fallos, en comparación con el alojamiento compartido o dedicado de manera centralizada.

Soluciona los retos más complejos que se te presenten con Google Cloud

Los nuevos clientes reciben 300 USD en crédito gratis para invertirlos en Google Cloud.
Contactar
Habla con un especialista del equipo de ventas de Google Cloud para hablar sobre tu reto único con más detalle.
Contactar