Google Cloud Load Balancing

Balance de carga escalable y de alto rendimiento en Google Cloud Platform

Pruébalo gratis

Balance de carga y autoescalado en todo el mundo

Con Google Cloud Load Balancing puedes escalar tus aplicaciones de Google Compute Engine desde cero hasta llevarlas a pleno rendimiento, y sin tener que prepararlas. Distribuye tus recursos informáticos con balance de carga en una o varias regiones, cerca de tus usuarios y para satisfacer tus requisitos de alta disponibilidad. Cloud Load Balancing te permite situar tus recursos en una sola IP anycast y disfrutar de un autoescalado inteligente. También dispone de una amplia gama de opciones de personalización. Además, está integrado con Google Cloud CDN para optimizar la distribución de contenido y aplicaciones.

cloud-load-balancing

Balance de carga mundial con una sola IP anycast

Este servicio te permite utilizar una sola IP anycast como frontend para las instancias de backend de cualquier región del mundo. Además, si los backends están en mal estado, ofrece un balance de carga interregional con conmutación automática por error en varias regiones para trasladar el tráfico en fracciones. Al contrario de lo que ocurre con las soluciones de balance de carga mundial basadas en DNS, Cloud Load Balancing reacciona inmediatamente ante cualquier cambio que afecte a los usuarios, el tráfico, la red, el estado del backend y otras condiciones relacionadas.

global-migration

Balance de carga definido mediante software

Cloud Load Balancing es un servicio totalmente distribuido, gestionado y definido mediante software que funciona con todo tipo de tráfico. Como no está basado en instancias ni en dispositivos, no está limitado a la infraestructura física de balance de carga. Despreocúpate de los desafíos de alta disponibilidad, escalabilidad y gestión inherentes al balance de carga basado en instancias. Puedes aplicar Cloud Load Balancing a todo tu tráfico (HTTP, HTTPS, TCP/SSL y UDP) o anular el tráfico SSL con balance de carga de HTTPS y un proxy SSL.

Balance de carga definido mediante software

Más de un millón de consultas por segundo

Cloud Load Balancing está desarrollado en la misma infraestructura de servidor de frontend que utiliza Google. Es capaz de procesar más de un millón de consultas por segundo con un rendimiento elevado y una latencia baja uniformes. El tráfico entra en Cloud Load Balancing a través de más de 80 ubicaciones de balance de carga situadas por todo el mundo, con lo que se optimiza al máximo la distancia recorrida en la red troncal privada de gran velocidad de Google.

Más de un millón de consultas

Autoescalado sin fisuras

Cloud Load Balancing escala según crecen el tráfico y el número de usuarios. Puede procesar con facilidad enormes picos inesperados e instantáneos y redirigir el tráfico a otras regiones del mundo que pueden asumirlo. El autoescalado no requiere preparación: te permite escalar de cero a pleno rendimiento en cuestión de segundos.

Autoescalado imperceptible

Balance de carga interno

El balance de carga interno te permite crear servicios internos escalables y de alta disponibilidad para las instancias de clientes internas, sin necesidad de exponer tus balanceadores de carga a Internet. El balance de carga interno de Google Cloud Platform está diseñado con Andromeda, nuestra plataforma de virtualización de redes definida mediante software. El balance de carga interno también incluye la asistencia a clientes de toda la VPN.

Balance de carga interno

Compatibilidad con protocolos punteros

El balanceador de carga de Cloud es compatible con los protocolos de entrega de aplicaciones más recientes. Admite HTTP/2 con gRPC cuando se conecta a backends y, además, es el primer gran servicio público en la nube que ofrece compatibilidad QUIC para que nuestros balanceadores de carga HTTPS puedan proporcionar una configuración más rápida de la sesión. Esto posibilita que los clientes obtengan aplicaciones con mayor capacidad de respuesta.

Compatibilidad con protocolos punteros

Características de Google Cloud Load Balancing

Balance de carga escalable y de alto rendimiento en Google Cloud Platform

Balance de carga de HTTP y HTTPS
El balance de carga de HTTP y HTTPS puede equilibrar el tráfico HTTP y HTTPS en varias instancias de backend y entre distintas regiones. Toda tu aplicación está disponible a través de una sola dirección IP global, de modo que se consigue una configuración de DNS simplificada. El balance de carga de HTTP y HTTPS está diseñado a prueba de errores. Además, este servicio es escalable, permite el balance de carga basado en contenidos y no requiere preparación. Para el tráfico HTTPS, también ofrece terminación y balance de carga para SSL.
Balance de carga de TCP/SSL
El balance de carga de TCP extiende el tráfico de TCP por un grupo de instancias de una región de Compute Engine. Además, es escalable, no requiere preparación y las comprobaciones del estado garantizan que solo las instancias en buen estado reciban tráfico. El proxy SSL ofrece una terminación de SSL para el tráfico con balance de carga que no sea HTTPS.
Descarga de SSL
La descarga de SSL te permite gestionar los certificados y el desencriptado de SSL de forma centralizada. Puedes habilitar el encriptado entre los backends y la capa de balance de carga para garantizar el nivel de seguridad más alto, con una sobrecarga añadida para el procesamiento en backends.
Compatibilidad con características avanzadas
El balanceador de carga de Cloud es compatible con características avanzadas, como el balanceador de carga global IPv6, WebSockets, encabezados de solicitud definidos por el usuario y reenvío de protocolos para direcciones IP virtuales (VIP) privadas.
Balance de carga UDP
El balance de carga UDP extiende el tráfico de UDP por un grupo de instancias de una región de Compute Engine. Además, es escalable, no requiere preparación y las comprobaciones del estado garantizan que solo reciban tráfico las instancias en buen estado.
Stackdriver Logging
En el caso del balance de carga, Stackdriver Logging registra todas las solicitudes que se envían a tu balanceador de carga. Estos registros sirven para depurar y analizar el tráfico de los usuarios. También puedes ver los registros de solicitudes y exportarlos a Google Cloud Storage, Google BigQuery o Google Cloud Pub/Sub para analizarlos.
Autoescalado imperceptible
Como tus aplicaciones escalan de forma automática, pueden procesar fácilmente los incrementos de tráfico. Además, esta característica reduce los costes cuando la demanda de recursos disminuye. Basta con definir la política de autoescalado para que la herramienta de adaptación dinámica lleve a cabo dicho ajuste basándose en la carga medida. Como no requiere preparación, puedes pasar de cero a pleno rendimiento en cuestión de segundos.
Comprobaciones del estado de alta fidelidad
Las comprobaciones del estado garantizan que las conexiones nuevas se asignen solo a los backends en buen estado que puedan recibirlas. Además, se encargan de que las exploraciones imiten el tráfico real a los backends.
Afinidad
La afinidad de Cloud Load Balancing ofrece la posibilidad de dirigir y asignar el tráfico de los usuarios a instancias de backend específicas.
Integración con Cloud CDN
Habilita Cloud CDN para el balance de carga de HTTP y HTTPS para optimizar la entrega de aplicaciones a los usuarios con solo marcar una casilla.

"Gracias al balance de carga de Google Cloud Platform, nuestro despliegue es más sencillo y disfrutamos de la escala y de la alta disponibilidad que necesitamos sin ningún problema. Podemos manejar 150.000 solicitudes por segundo con facilidad, sin preparaciones por nuestra parte. La tranquilidad que esto nos proporciona marca una gran diferencia, en especial si comparamos nuestra situación actual con los días en los que teníamos que configurar un hardware de balance de carga especializado. "

— Arnaud Granal Director de Tecnología de Adcash

Precios de Google Cloud Load Balancing

Todos los tipos de licencia de Cloud Load Balancing tienen el mismo precio de servicio por hora y las mismas tarifas por volúmenes de procesamiento de datos. Más información

"En el frontend, utilizamos el balanceador de carga Layer 7 y tenemos una sola dirección IP mundial, que optimiza el enrutamiento de las solicitudes de los clientes y las dirige a la ubicación más cercana. En el futuro, eso nos permitirá añadir una región más sin apenas esfuerzo. No tendremos que hacer cambios en el registro de DNS. En realidad, solo tendremos que añadir máquinas virtuales en la ubicación adecuada".

— Ravi Yeddula Director sénior de Desarrollo de Aplicaciones y Arquitectura de Plataforma de The Home Depot

Enviar comentarios sobre...