Descripción general de Google Cloud

Esta descripción general está diseñada para ayudarte a comprender el panorama de Google Cloud. En ella, encontrarás resúmenes de algunas de las funciones más comunes y vínculos a documentación que te proporcionará más detalles. Conocer los servicios disponibles y cómo funciona todo en conjunto te dará una idea más clara sobre cómo proceder. También podrás acceder a algunos instructivos que puedes usar para probar Google Cloud en varias situaciones.

Recursos de Google Cloud

Google Cloud consiste en un conjunto de recursos físicos, como computadoras y unidades de disco duro, y recursos virtuales, como máquinas virtuales (VM), que se encuentran en los centros de datos de Google en todo el mundo. Cada centro de datos está ubicado en una región, específicamente en Asia, Australia, Europa, América del Norte y América del Sur. Cada región es una colección de zonas aisladas entre sí dentro de cada región. Estas zonas se identifican mediante nombres que combinan una letra identificadora con el nombre de la región. Por ejemplo, la zona a en la región de Asia Oriental se llama asia-east1-a.

Esta distribución de los recursos brinda varios beneficios, que incluyen redundancia en caso de fallas y menor latencia, ya que los recursos se encuentran más cerca de los clientes. La distribución también presenta algunas reglas sobre cómo se pueden usar los recursos en conjunto.

Acceder a los recursos a través de los servicios

En la computación en la nube, lo que conocías como productos de software y hardware pasan a ser servicios. Con ellos puedes acceder a los recursos subyacentes. La lista de servicios de Google Cloud disponibles es larga y está en constante crecimiento. Cuando desarrollas tu sitio web o aplicación en Google Cloud, combinas y mezclas estos servicios para proporcionar la infraestructura que necesitas y, luego, agregas tu código para crear lo que deseas.

Recursos globales, regionales y zonales

Algunos recursos pueden acceder a cualquier otro recurso de otra región o zona. Estos recursos globales incluyen imágenes de discos preconfiguradas, instantáneas de discos y redes. Algunos recursos pueden acceder a otros solo si están en la misma región. Estos recursos regionales incluyen las direcciones IP estáticas externas. Y, por último, hay recursos que pueden acceder solo a recursos que se encuentren dentro de la misma zona. Estos recursos zonales incluyen las instancias de VM, los tipos de VM y sus discos.

En el siguiente diagrama, se presenta la relación entre el alcance global, regional y zonal, y algunos de sus recursos:

Diagrama del alcance global en Google Cloud en el que se ilustra el uso de regiones y zonas para dividir los recursos

El alcance de una operación varía según el tipo de recurso que se use. Por ejemplo, la creación de una red es una operación global, porque las redes son recursos globales, pero reservar una dirección IP es una operación regional, porque las direcciones son recursos regionales.

A medida que comienzas a optimizar las aplicaciones de Google Cloud, es importante comprender cómo interactúan estas regiones y zonas. Por ejemplo, incluso si pudieras, no querrías conectar un disco en una región a una computadora en otra región porque la latencia que introducirías generaría un rendimiento bajo. Por suerte, Google Cloud no te permite hacer eso. Los discos solo se pueden conectar a computadoras en la misma zona.

La necesidad de contemplar cómo se asignarán los recursos depende del nivel de autoadministración que se necesite para el servicio de hosting y procesamiento que elijas.

Para obtener más información sobre la distribución geográfica de Google Cloud, consulta Geografía y regiones.

Proyectos

Todos los recursos de Google Cloud que asignas y usas deben pertenecer a un proyecto. El proyecto puede considerarse la entidad organizadora de lo que se está compilando. Los proyectos están compuestos por la configuración, los permisos y otros metadatos para describir tus aplicaciones. Los recursos de un mismo proyecto pueden trabajar en conjunto con facilidad. Por ejemplo, pueden comunicarse mediante una red interna, sujetos a las reglas de las regiones y las zonas. Un proyecto no puede acceder a los recursos de otro proyecto, a menos que uses una VPC compartida o el intercambio de tráfico entre redes de VPC.

Cada proyecto de Google Cloud tiene las siguientes características:

  • Un nombre de proyecto, que debes asignar
  • Un ID del proyecto, que puedes proporcionar tú o Google Cloud
  • Un número de proyecto, que proporciona Google Cloud

Cuando trabajes con Google Cloud, usarás estos identificadores en ciertas líneas de comandos y llamadas a las API. En la siguiente captura de pantalla, se muestra un nombre de proyecto, su ID y su número:

Captura de pantalla de Cloud Console en la que se muestra el ID y el nombre del proyecto

En este ejemplo:

  • Example Project (proyecto de ejemplo) es el nombre del proyecto.
  • example-id (ID de ejemplo) es el ID del proyecto.
  • 123456789012 es el número del proyecto.

En Google Cloud, los ID de los proyectos son únicos. Los proyectos se pueden borrar, pero sus ID no se pueden volver a usar.

Si se habilita la facturación, cada proyecto se asociará con una cuenta de facturación. Una sola cuenta puede facturar el uso de recursos de varios proyectos.

Cada proyecto actúa como un espacio de nombres. Esto quiere decir que todos los recursos dentro de un proyecto deben tener un nombre único, pero, por lo general, puedes repetir los nombres si se trata de recursos en proyectos distintos. Algunos nombres de recursos deben ser únicos a nivel global. Consulta la documentación para ver los detalles sobre los recursos.

Formas de interactuar con los servicios

Google Cloud te ofrece tres formas básicas de interactuar con los servicios y los recursos.

Google Cloud Console

Captura de pantalla de Cloud Console que ilustra una IU web.

Google Cloud Console proporciona una interfaz gráfica de usuario basada en la Web que puedes usar para administrar tus proyectos y recursos de Google Cloud. Cuando uses Cloud Console, crea un proyecto nuevo o elige uno existente, y usa los recursos que crees en el contexto de ese proyecto. Puedes crear varios proyectos a fin de usarlos para dividir tu trabajo de la manera que te resulte más conveniente. Por ejemplo, puedes iniciar un proyecto nuevo si quieres asegurarte de que solo algunos miembros del equipo puedan acceder a ciertos recursos y, a su vez, que todos los miembros del equipo puedan seguir accediendo a los recursos de otro proyecto.

Interfaz de línea de comandos

Si prefieres trabajar en la línea de comandos, puedes realizar la mayoría de las tareas de Google Cloud con la herramienta de línea de comandos de gcloud. La herramienta de gcloud te permite administrar el flujo de trabajo de desarrollo y los recursos de Google Cloud en una ventana de la terminal.

Por ejemplo, puedes crear una nueva máquina virtual de Compute Engine llamada example-instance con un comando como el siguiente:

gcloud compute instances create example-instance \
    --image-family=rhel-8 \
    --image-project=rhel-cloud\
    --zone=us-central1-a

Puedes ejecutar comandos de gcloud de las siguientes maneras:

  • Puedes instalar el SDK de Cloud. El SDK incluye la herramienta de gcloud, por lo que puedes abrir una ventana de la terminal en tu propia computadora y ejecutar comandos para administrar los recursos de Google Cloud.

  • Puedes usar Cloud Shell, que es una shell basada en el navegador. Debido a que se ejecuta en una ventana del navegador, no es necesario instalar nada en tu computadora. Puedes abrir Cloud Shell desde Google Cloud Console.

    Captura de pantalla de la interfaz de Cloud Shell

Cloud Shell proporciona lo siguiente:

  • Una instancia de máquina virtual temporal de Compute Engine
  • Un editor de código integrado
  • 5 GB de almacenamiento en disco persistente
  • SDK de Cloud preinstalado y otras herramientas
  • Compatibilidad con lenguajes como Java, Go, Python, Node.js, PHP, Ruby y .NET
  • Función de vista previa en la Web
  • Autorización integrada para acceder a proyectos y recursos de Cloud Console

Para obtener una lista de los comandos de gcloud, consulta la referencia de gcloud.

Para obtener más información sobre Cloud Shell, consulta Cómo funciona Cloud Shell.

Bibliotecas cliente

El SDK de Cloud contiene bibliotecas cliente que te permiten crear y administrar recursos con facilidad. Las bibliotecas cliente de Google Cloud exponen las API con dos propósitos principales:

  • Las API de apps brindan acceso a los servicios. Estas API están optimizadas para los lenguajes admitidos, como Node.js y Python. Las bibliotecas se diseñaron en torno a las metáforas del servicio, para que puedas trabajar con estas de forma más natural y tengas que redactar menos código estándar. Además, las bibliotecas ofrecen asistentes para la autenticación y autorización.

  • Las API de Administrador brindan funciones para la administración de recursos. Por ejemplo, puedes usar estas API si quieres compilar tus propias herramientas automatizadas.

También puedes usar las bibliotecas cliente de la API de Google para acceder a las API de productos como Maps, Drive y YouTube.

Precios

Para consultar los detalles de precios de los servicios individuales, consulta la lista de precios.

Para estimar los costos totales de ejecutar una carga de trabajo específica en Google Cloud, consulta la calculadora de precios.

Siguiente: Obtén más información sobre los servicios

Pruébalo tú mismo

Si eres nuevo en Google Cloud, crea una cuenta para evaluar el rendimiento de nuestros productos en situaciones reales. Los clientes nuevos también obtienen $300 en créditos gratuitos para ejecutar, probar e implementar cargas de trabajo.

Comenzar gratis