Geografía y regiones

Los servicios de Google Cloud están disponibles en diferentes ubicaciones de América del Norte, América del Sur, Europa, Asia y Australia. Estas ubicaciones se dividen en regiones y zonas. Para satisfacer los requisitos de latencia, disponibilidad y durabilidad, puedes elegir la ubicación de las aplicaciones.

Regiones y zonas

Las regiones son áreas geográficas independientes que constan de zonas. Las ubicaciones dentro de las regiones suelen tener latencias de red de ida y vuelta menores a 1 ms en el percentil 95.

Una zona es un área de implementación para los recursos de Google Cloud dentro de una región. Las zonas se deben considerar como dominios con fallas únicos dentro de una región. Para implementar aplicaciones tolerantes a errores con alta disponibilidad y ayudar a proteger contra fallas inesperadas, implementa las aplicaciones en varias zonas de una región.

Para protegerte contra la pérdida de una región entera debido a un desastre natural, debes tener un plan de recuperación ante desastres y saber cómo abrir la aplicación en el caso de que se pierda la región principal. Consulta las consideraciones para implementar una aplicación a fin de obtener más información.

Si deseas obtener más información acerca de los recursos específicos disponibles dentro de cada opción de ubicación, consulta nuestras ubicaciones de Cloud.

Los servicios y recursos de Google Cloud pueden estar administrados por Google en varias regiones o bien ser zonales o regionales. Si quieres obtener más información sobre lo que implican estas opciones para los datos, consulta la administración geográfica de los datos.

Recursos zonales

Los recursos zonales operan dentro de una sola zona. Si una zona deja de estar disponible, sucede lo mismo con todos los recursos zonales hasta que se restablezca el servicio. Un ejemplo de un recurso zonal es una instancia de máquina virtual (VM) de Compute Engine que reside dentro de una zona específica.

Recursos regionales

Los recursos regionales son recursos que se implementan de manera redundante en varias zonas dentro de una región, por ejemplo, las aplicaciones de App Engine o los grupos de instancias regionales administrados. Esto les permite tener una disponibilidad más alta en comparación con los recursos zonales.

Recursos multirregionales

Google administra algunos servicios de Google Cloud para que sean redundantes y se distribuyan dentro de las regiones y entre ellas. Estos servicios permiten optimizar la disponibilidad, el rendimiento y la eficiencia de los recursos. Como resultado, estos servicios requieren una compensación entre la latencia o el modelo de coherencia. Estas compensaciones se documentan de forma específica para cada producto.

Los siguientes servicios cuentan con una o más áreas de implementación multirregionales, además de las áreas regionales:

  • Datastore
  • Firestore
  • Cloud Key Management Service
  • Cloud Storage
  • BigQuery
  • Cloud Spanner
  • Cloud Bigtable
  • Cloud Data Loss Prevention
  • API de Cloud Healthcare

Administración geográfica de los datos

La ubicación de los datos de los servicios de Google Cloud se rige por las Condiciones del Servicio, incluidos los términos específicos del servicio. Google comprende que cada cliente puede tener necesidades de seguridad y cumplimiento únicas. El equipo de ventas de Google Cloud puede ayudarte a satisfacer tus requisitos.

Cuando uses recursos de almacenamiento regionales o zonales, te recomendamos que repliques los datos en otra región o guardes instantáneas en un recurso de almacenamiento multirregional para la recuperación ante desastres.

Consideraciones para implementar aplicaciones

Puedes compilar servicios y aplicaciones con alta disponibilidad capaces de resistir las fallas de las zonas.

Para ello, usa los siguientes recursos:

Puedes compilar aplicaciones preparadas para la recuperación ante desastres y que puedan resistir la pérdida prolongada de regiones completas.

Para los datos, usa una o más de las siguientes estrategias:

  • Usa servicios de almacenamiento multirregionales administrados, como Cloud Storage, Datastore, Firestore o Cloud Spanner.
  • Usa recursos zonales o regionales, pero guarda instantáneas de los datos en recursos multirregionales, como Cloud Storage, Datastore, Firestore o Cloud Spanner.
  • Usa recursos regionales o zonales, pero administra la replicación de tus datos en una o más regiones adicionales.

Para el procesamiento, usa la siguiente estrategia:

  • Usa recursos zonales o regionales, como Compute Engine o App Engine, pero activa la aplicación, de forma manual o automática, en otra región (en caso de fallas regionales) mediante referencias a copias de los datos principales, si es que estos no se encuentran en un recurso multirregional administrado.

Para obtener más información sobre las dependencias del servicio, comunícate con Ventas.

Instructivos y soluciones adicionales

Los siguientes instructivos y soluciones sirven de guía para garantizar que tu aplicación pueda resistir las fallas y ofrecer alta disponibilidad:

Patrones de apps escalables y resilientes

Aprende a usar Google Cloud para compilar arquitecturas de aplicaciones escalables y resilientes mediante patrones y prácticas que se suelen usar en cualquier aplicación web.

Crea un balanceador de cargas HTTPS

Configura las instancias de Compute Engine en regiones distintas y usa el balanceo de cargas HTTP para distribuir el tráfico entre regiones y aumentar la disponibilidad entre estas, además de brindar conmutación por error en caso de que falle un servicio.

Diseña sistemas sólidos

Diseña la aplicación en el servicio de Compute Engine para que pueda resistir fallas, interrupciones de red y desastres inesperados.

Copia de seguridad y restablecimiento de Cassandra con Cloud Storage

Obtén información sobre cómo agregar la recuperación ante desastres básica a la instalación de Cassandra mediante la creación de una copia de seguridad de los datos y su restablecimiento desde Cloud Storage.

Guía de planificación para la recuperación ante desastres

Principios generales para diseñar y probar un plan de recuperación ante desastres con Google Cloud.